Colectividades sin personalidad jurídica: Comunidad de bienes. PDF Imprimir Correo electrónico

El régimen de comunidad de bienes es aquel en el cual varias personas comparten la propiedad de un determinado bien o derecho según la regulación estipulada en un contrato suscrito por ellas.

Este tipo de forma jurídica suele utilizarse cuando varias personas quieren montar un negocio, una auditoria por ejemplo, de tal manera que cada una de ellas tenga sus propios clientes y ganancias, pero compartiendo local, gastos de administración...

Características

 

  • No tiene personalidad jurídica propia, se rige por el Código de Comercio en materia mercantil y por el Código Civil en materia de derechos y obligaciones.
  • Para ejercer la actividad se requiere la existencia de un contrato privado en el que se detalle la naturaleza de las aportaciones y el porcentaje de participación que cada comunero tiene en las pérdidas y ganancias de la Comunidad de Bienes.
  • No se exige aportación mínima. Pueden aportarse solamente bienes, pero no puede aportarse sólo dinero o trabajo.
  • Se constituirá mediante escritura pública cuando se aporten bienes inmuebles o derechos reales.
  • Se exige un mínimo de dos socios.
  • La responsabilidad frente a terceros es ilimitada.

Ventajas

 

  • La constitución de una comunidad de bienes es relativamente sencilla y no tiene demasiados costes.
  • No existe un capital mínimo legal para la constitución de la empresa.
  • Cualquiera de los comuneros puede pedir en cualquier momento la división de la cosa común.
  • Se tributa a través del IRPF, por lo que cuando se tribute por debajo de lo exigido por el Impuesto de Sociedades se obtienen ventajas fiscales.

Inconvenientes

 

  • Los comuneros responden con su patrimonio a las deudas con terceros en el caso que los activos de la comunidad de bienes no sean suficientes
  • Además los socios responden mancomunadamente y solidariamente a las deudas.
  • Como tributa a través del IRPF, los tipos impositivos aplicables varían en función del beneficio obtenido, por lo que si éste es muy elevado puede tributar por encima de lo exigido por el Impuesto de Sociedades.
  • Cada uno de los comuneros pagarán el IAE.

Trámites para su constitución

 

  • Contrato privado en el que se detalle la naturaleza de las aportaciones y porcentaje de participación que cada comunero tiene en las pérdidas y ganancias de la Comunidad de Bienes.
  • Notaría: Escritura pública (sólo en el caso de que se hayan aportado a la sociedad bienes inmuebles o derechos reales).
  • Consejerías de Hacienda de las CC.AA.: Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
  • Agencia Tributaria:
    • Número de Identificación Fiscal.
    • Declaración Censal.
    • Presentación del contrato privado si la participación de los comuneros en la Comunidad no es igualitaria.
  • Ayuntamiento:
    • Licencia de obras.
    • Alta en el Impuesto de Bienes Inmuebles.
    • Licencia de Apertura.
  • Tesorería Territorial de la Seguridad Social:
    • Alta en el régimen correspondiente de los socios trabajadores y/o administradores.
    • Inscripción de la empresa especificando si se opta por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o por una Mutua para la cobertura de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.
    • Afiliación y alta de trabajadores al Régimen General de la Seguridad Social.
  • Consejerías de Trabajo de las CC.AA.
    • Comunicación de apertura del centro de trabajo.
  • Inspección Provincial de Trabajo.
    • Obtención y legalización del Libro de Visitas.
    • Obtención del calendario laboral.
 

Ministerio de Ciencia e Innovación Fondos F.E.D.E.R. - Una manera de hacer Europa

© CCMIJU Aviso legal, Política de privacidad -